18 de noviembre de 2019

Uruguay pagó sobreprecios por el petróleo venezolano


Entre 2005 y 2015, Ancap pagó las importaciones de petróleo desde Venezuela a un precio por encima del valor de mercado que ronda entre 370 y 650 millones de dólares.

El petróleo es una sustancia mineral natural, como tal su composición no es uniforme. El principal componente del petróleo son los hidrocarburos, sustancias orgánicas compuestas de Carbono e Hidrógeno. Petróleos de diferentes yacimientos, e incluso los de un mismo yacimiento en las distintas etapas de su explotación, pueden presentar diferentes características, especialmente en su densidad y composición.

Así tenemos petróleos livianos, ricos en hidrocarburos aromáticos, y los pesados, con predominancia de características asfálticas. La densidad se mide en el caso del petróleo por su gravedad específica, de acuerdo con las reglas del American Petroleum Institute (API). A modo de referencia, la gravedad API del agua es 10, por lo que petróleos con valores mayores son menos densos que el agua, flotan, mientras que los que tiene densidad inferior a 10 se hunden en el agua y se denominan extrapesados. (1)

La clasificación internacional más utilizada es la siguiente:
Petróleos Ligeros, Gravedad API mayor a 31.1º (Densidad menor a 870 kg/m3)
Petróleos Medios, Gravedad API entre 22.3º y 31.1º (Densidad entre 870 y 920 Kg/m3)
Petróleos Pesados, Gravedad API entre 22.3º y 10º (Densidad entre 920 y 1000 Kg/m3)
Petróleos Extrapesados, Gravedad API menor a 10º

Fuera de los hidrocarburos, el componente del petróleo que marca su calidad es el Azufre.

Este componente que ocurre naturalmente, determina que se denomine como “Petróleos Dulces” los que tienen un contenido de azufre menor al 0.5% y “Agrios” o “Ácidos” los que tienen más de 0.5% de Azufre en su composición.

El comercio internacional de petróleo se hace en “Barriles”, unidad equivalente a 159 litros, y su precio se determina en base a valores de referencia de algunos petróleos, como son el WTI (West Texas Intermediate) o el BRENT que es el utilizado por ANCAP en sus importaciones.

El petróleo BRENT, originario de los yacimientos del Mar del Norte, se caracteriza por una densidad API de 38.06º y un contenido de Azufre del 0.39%, por lo que se trata de un petróleo “Ligero” o “Liviano” y “Dulce”. El WTI es un petróleo más dulce con solo 0.24% de Azufre y gravedad API de 39,6.

Diferentes petróleos tiene precios diferentes atendiendo a sus características y así encontramos precios medios para los petróleos de la OPEC que también sirven de referencia.

En América Latina existen las denominadas “canastas” o “cestas” de petróleo de México y Venezuela que dan valores representativos de los petróleos que venden esos países. En el caso de la “cesta” mexicana, la Mezcla Mexicana de Exportación (MME) (2) tiene un precio medio equivalente al 80% del valor del BRENT. La “cesta”  venezolana, que actualmente cotiza en Yuans (moneda China), tiene un valor medio equivalente al 85% del BRENT (3)

Tradicionalmente el Uruguay, país netamente importador de petróleo, lo ha importado de Nigeria, Irán, Rusia; agregándose Brasil en los primeros años de este siglo. De ellos se importaron petróleos ligeros y dulces como el Bonny Light (API 33, Azufre 0.16%), el Escravos (API 34, Azufre 0.17%) y algunos ligeros aunque más sulfurosos como el Ural ruso (API 32, Azufre 1.35%) o el Iranio Liviano (API 33, Azufre 1.5%)

Las importaciones del Uruguay suman anualmente unos 14 millones de barriles.

Uruguay redirige las compras a Venezuela

En el año 2005, se aprobó en el Parlamento Nacional el denominado “Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas” (4) por el cual Uruguay podía comprar petróleos a Venezuela, que nunca había sido proveedora de ANCAP, con pago diferido hasta en 90 días para el 75% del precio, quedando el restante 25% a pagar en 15 años con 2 de gracia y a una tasa de interés del 2% anual que podía amortizarse, además, con la entrega de bienes o la prestación de servicios.

Con ese acuerdo, las compras de ANCAP pasaron a orientarse hacia Venezuela. 

Es difícil verificar en los registros públicos las compras realizadas, porque en esos años ANCAP no registró correctamente todas sus importaciones en la Aduana, situación que fue denunciada en 2010 (5) y que terminó en una millonaria multa al ente por parte de la Dirección General Impositiva (DGI)(6).

Accediendo a los datos internos de ANCAP mediante un pedido de acceso a la información pública, expediente 254228/0, se evidencia que entre los años 2005 y 2014 Venezuela proveyó la mitad del petróleo comprado por ANCAP. En 2015 perdió su influencia y desde 2016 no se ha importado petróleo proveniente de Venezuela.

Se adquirieron en Venezuela tres tipos diferentes de petróleo, el denominado “Santa Bárbara”, un petróleo liviano (API 39) y ligeramente sulfuroso (0.49% de azufre); el “MESA 30” un petróleo medio y agrio, de API 30 y 1.12% de azufre y el “Leona” o “Leona 24” de API 24 y 1.5% de azufre, un petróleo medio, casi pesado, y agrio. En especial este último es uno cuyas características, particularmente su densidad, no coincide con compras previas de ANCAP en ningún mercado.

De los petróleos venezolanos, el Santa Bárbara es comparable al BRENT en calidad y precio. El Mesa 30 se acerca a los petróleos “Ural” e “Iranio Liviano” comprados a Rusia e Irán cuyo precio en el mercado internacional es menor que el del BRENT, aproximadamente 90 a 92% del valor BRENT. El caso del Leona, cuya calidad está muy por debajo de los anteriores, se ubica también muy por debajo en precio, 80% del BRENT, como se aprecia en los reportes de las ventas de Venezuela a Estados Unidos hasta 2005.(7)

El azufre es un componente del petróleo que las normativas ambientales obligan a eliminar y disponer adecuadamente. Los petróleos agrios presentan además desventajas notorias en su destilación ya que los compuestos sulfurosos que se generan en el proceso aumentan la corrosión, reducen la vida útil e incrementan los costos de mantenimiento de las refinerías (8).

El 15 de setiembre de 2005, en una conferencia de prensa (9), el entonces Presidente del Directorio de ANCAP Ing. Daniel Martínez expresó que se estaba comprando petróleo a “Venezuela y ELF, una empresa internacional conocida que aportó un crudo de Camerún, un crudo de excelente calidad y muy bajo contenido de azufre”. Refiriéndose al petróleo camerunés, agregó que: “Ese, en particular, es un crudo caro, carísimo, pero lo que importa es el mix, el resultado final. A Venezuela mismo, le compramos diferentes tipos de crudos. Le compramos una mezcla de un crudo muy liviano venezolano con un crudo medio, un crudo Santa Bárbara con un crudo Mesa 30, de forma que la mezcla de un óptimo que nosotros entendemos que es de viscosidad, de un API 33 y medio, más o menos, ¿está? Y, a su vez, le compramos también crudos más bien tipo pesado, que es lo que usamos para hacer asfalto.”
 
La otra realidad de los registros

La revisión de los datos obtenidos en ANCAP muestra una imagen diferente, ya que al comparar los precios pagados por los petróleos africanos de “excelente calidad”, los mismos se pagaron por debajo del valor del BRENT, entre 3 y 12% menos. Mientras tanto, los petróleos venezolanos se pagaron hasta 8% más caros que el BRENT, incluso el Leona 24, el destinado a producir asfalto, que se pagó solo 3,5% por debajo del BRENT cuando internacionalmente se paga 20% menos que el BRENT.

Entre 2005 y 2015 Uruguay importó de Venezuela 67:396.992 barriles de petróleo con un costo FOB (10) de más de cinco mil setecientos millones de dólares, exactamente US$ 5.703:107.677 (cinco mil setecientos tres millones ciento siete mil seiscientos setenta y siete dólares)

Si revisamos las compras de petróleo realizadas a Venezuela y comparamos lo pagado contra el valor del BRENT del día del embarque de cada compra (11), eso da por resultado final que se pagó por esos petróleos un precio equivalente al valor del BRENT. La diferencia exacta son 9 millones a favor de Uruguay en los más de 5.700 millones de dólares “facturados” por Venezuela a Uruguay.

Claro que lo que se compró no fue petróleo de calidad BRENT sino incluso, tal como se reconoció en la conferencia de prensa de 2005, petróleos asfálticos de valor muy inferior al BRENT.

Podemos calcular el monto pagado demás por Uruguay por esos petróleos, algunos podrían decir el “sobreprecio” que se pagó.

Dejando de lado que, en las negociaciones de los saldos deudores previstos en el Acuerdo de Cooperación Energética, se obtuvieron algunas quitas financieras por pagos adelantados, por los que a la fecha se ha saldado totalmente la cuenta petrolera con Venezuela; los precios pagados por las compras de petróleo realizadas fueron superiores al precio de mercado.

Si tomamos los valores calculados para los tres tipos de petróleo comprados a Venezuela en relación al BRENT (“Santa Bárbara” 100%, “Mesa 30” 92% y “Leona 24” 80% ), el resultado es que ANCAP pagó más de trescientos setenta millones extra, exactamente US$ 371:762.034 (trescientos setenta y un millones setecientos sesenta y dos mil treinta y cuatro dólares)

Si asumiéramos que el valor de lo petróleos venezolanos es el de la “cesta venezolana” entonces el sobreprecio alcanzaría los seiscientos cincuenta y seis millones de dólares. (US$ 656:562.827)

Evidentemente, en un insumo clave para nuestra economía, que a pesar de los cambios de la matriz energética sigue incrementando su utilización, se aceptó pagar a Venezuela precios superiores a los del mercado, situación que no se verifica para las compras realizadas en el mismo período a otros proveedores como Brasil, Nigeria o Rusia.

La pregunta que queda es:
¿Porqué se pagó a Venezuela el valor del BRENT por petróleos de calidad inferior?



Notas
(8)    Sobre ese tema, muy relacionado a la necesidad de instalar mayores unidades desulfurizadoras, escribí en 2016 una nota titulada “Huelo Azufre” (https://www.uypress.net/auc.aspx?65941)
(10)FOB: Free on Board, precio de embarque sin incluir fletes, seguros o intereses.
(11) Fuentes de ANCAP informaron que en los pagos se utilizó como referencia el valor BRENT del día del embarque y no el del día de la orden de compra, ni un precio futuro pactado en esa orden.

Publicado en el portal SUDESTADA el 16-11-19 ( https://www.sudestada.com.uy/articleId__5e0d174d-c3d8-48e3-82a1-2f1440710f94/10893/Detalle-de-Noticia )

4 comentarios:

Unknown dijo...

Interesante propuesta!! Hay algo acerca de cómo se epñspera a que se eduquen a las personas para promover un estilo de vida más barato con casas más ecológicas con sus propios parques, árboles que refresque en ambiente, autosustentables reciclando el agua y sin el consumo de tantos plásticos y petróleo. Hay algún plan que apunte a eso?? Yo recuerdo que la gente del campo disfrutan de una mejor calidad de vida sin tanto consumo energético como hay en las capitales departamentales debido a que el hormigón y el asfalto aumentan mucho la temperatura.


Por otro lado: hay algún plan de política exterior que promueva a otros países a que lleven a cabo políticas ecológicas y basadas en el amor al prójimo. Por ejemplo, Uruguay podría promover una nueva moneda divisa que esté respaldada, no en oro, petróleo o el poder que posee un país, sino que quede respaldado en la posición que ocupe cada país en un ranking cuyos puntajes pueden depender de aspectos tales como:# la equidad social interno al país; # la inversión que destina dicho país a la educación; # la inversión que hace para el cuidado del medioambiente; el esfuerzo para frenar el cambio climático; # la lucha contra la pobreza dentro y fuera de su país; # la promoción a la paz. # los aportes al conocimiento científico a nivel internacional; # los avances para la mejorar la calidad de vida y lucha contra las enfermedades;.... Etc.. Aspectos de ese estilo que estén basados en el amor al prójimo entre países.... De manera que hasta los más pequeños pueden competir con los más grandes ya que cada uno puede dar su mejor acorde a sus circunstancias. Obviamente que suena como algo utópico pero sí es posible soñarlo y otros se enganchan se puede hacer de la Tierra un lugar mejor de verdad. Si no lo quieren hacer seguiremos en los mismo pero de otra forma.

Unknown dijo...

Pareciera ser que hablamos de una estafa al Estado...

Unknown dijo...

Todo esto sucede porque personas no capacitadas para cumplir funciones en Empresas Estatales ocupan sin control dichos cargos. No se si en la Constitución o donde,
deberían agregar como norma que para ocupar esos cargos deben cumplir requisitos como cualquier ciudadano que se presenta a un llamado laboral.

El Sapo dijo...

Por una equivocada Idiosincracia avalada por el Periodismo en general, en donde se idealiza el Caudillismo, terminamos votando solo Políticos y no verdaderos ADMINISTRADORES y LEGISLADORES. Totalmente de acuerdo con el comentario anterior,cargos tan importantes tienen que tener idoneidad, experiencia anterior y no tenemos que tolerar mas que digan "estamos aprendiendo". Son muy altos los sueldos y las responsabilidades. "Los cargos que da la Patria son cargos de honor". y el que no cumple tiene que pagar: Políticamente y Economicamente. En este sentido las leyes tendrían que ser mucho más exigentes.