28 de enero de 2010

Enero de 2030

Al levantarme abro la ventana y una suave brisa me llega desde el otro lado de la bahía. Levanto la vista y veo el cerro con su característica fortaleza, aún rodeada del verde parque que casi dejó de existir a principios de la década del 10, ahogado por la presión inmobiliaria irregular, que llevó a los asentamientos hasta menos de 100m del portón.
Al encender el multitareas me informo que durante la noche los aerogeneradores de mi edificio entregaron a la red eléctrica mas de 200KWh y que la temperatura exterior ya llega a los 23º, el tanque de agua calentada por los paneles solares está a 48º, mas que suficiente para una ducha. Mientras apuro mi desayuno los aleros evitan que el sol brille directamente sobre los paneles de vidrio doble de las ventanas. Algunas casas modernas ya cuentan con aberturas sensibles a la luz pero en mi caso solo tengo los viejos aleros obligatorios desde 2014 cuando por primera vez el pico de consumo eléctrico de verano superó al de invierno.
Salgo a la terraza y por la calle veo pasar vehículos que mayormente se dirigen hacia el centro, mientras que de la vieja estación de trenes continuamente entran y salen pasajeros que trasbordan a colectivos para completar su traslado. Muchos de los vehículos en la calle son eléctricos y otros son híbridos que utilizan biocombustible de segunda generación. Quedan muy pocos solo con motores de combustión interna y estos deben certificar rendimientos de al menos 30 kilómetros por litro o pagar fuertes impuestos. Los biocombustibles celulósicos han sido un gran apoyo a la independencia energética uruguaya aprovechando el desarrollo forestal y las cinco grandes plantas de celulosa instaladas desde 2005.
Hoy será otro día de calor, pero la brisa de la bahía ayudará a mantener mas fresco mi edificio que esta justo donde hasta el 2023 funcionaba la vieja Central Batlle y que hoy se ha recuperado para la ciudad. Este complejo junto con los de la rambla de Capurro se han agregado a la trama urbana conformando un anillo que termina mas allá del cerro, todo enlazado por una rambla con espacios para esparcimiento en terrenos ganados a la bahía y que une el Parque Nacional del Santa Lucía con el de Punta Espinillo, el Puerto Oeste, el parque Vaz Ferreira y los lineales del Pantanoso y Miguelete que enlazan con el nuevo parque de Melilla y el viejo del Prado.
Aún se ve parte de la vieja refinería de la teja, casi centenaria, que va camino a convertirse parcialmente en una playa de contenedores y el resto en viviendas, ahora que ha sido remplazada en su actividad por la mas pequeña y moderna de Chuy en Rocha; último punto en el que pueden recalar buques petroleros en las cercanías del Río de la Plata para evitar el riesgo de derrames como el que en 2015 devastó la costa desde José Ignacio a la Barra de Maldonado.
Ya pronto para salir, bajo al nivel de la calle, dejo una caja con basura biológica en el contenedor verde y apuro el paso, camino a la parada hojeo el diario en un kiosco y la principal noticia es que el numero de turistas es record histórico con casi 6 millones de visitantes extranjeros que principalmente disfrutan de la cadena de playas desde Carmelo hasta el Chuy.
Especialmente las playas de la zona metropolitana de Montevideo se han beneficiado de los planes de saneamiento 7 y 8 que incorporaron mas de 10 plantas para el tratamiento integral de los residuos sanitarios, generando en el proceso energía, fertilizantes y agua con niveles de calidad que incluso la hacen apta para el consumo humano. Con esto se eliminaron los viejos colectores subacuaticos que existían en Montevideo y Punta del Este y se generó un importante polo industrial que complementa los de reciclaje y recuperación de todo tipo de residuos justo fuera de la perimetral que enlaza el puerto con el aeropuerto en la zona de Manga, y que emplea mas de 10000 personas.
Silenciosamente se aproxima el micro 125 que me llevará a mi trabajo en la ciudad vieja, podría haber ido bicicleta, pero el pronóstico de lluvias para la tarde me decidió por utilizar el colectivo que igualmente es rápido, limpio y seguro. La inclusión de vehículos eléctricos y las medidas de limitación de emisiones han mejorado sensiblemente la calidad de aire, lo que incluso ha disminuido la incidencia de afecciones respiratorias, como el asma, que alcanzaron su pico mas alto en la primavera de 2018.
Desde mi oficina la vista de la costa hacia Punta Carretas me permite ver la larga fila de barcos que esperan para operar en el puerto de Montevideo y en el nuevo al oeste de Punta Yeguas con sus espaciosas playas de maniobra y almacenamiento en las que se cruzan mercaderías desde y hacia todo el espacio central del MERCOSUR, que va desde esta margen del Río de la Plata hasta los puertos bolivianos, al mismo comienzo de la hidrovía. Entre los productos de exportación mas novedosos está el agua de origen mineral que se exporta en bidones pronta para el consumo humano y que es muy demandada en Europa.
Ahora pienso que desde esos barcos debe ser posible divisar los gigantescos parques eólicos del Banco Inglés. Son mas de 500 equipos con palas de 65 metros capaces de generar 5MW cada uno. Aún falta desarrollar casi el 50% de la superficie disponible, lo que se planifica hacer gradualmente para acompasarlo con el crecimiento de la demanda. Estos equipos junto con los instalados antes en el corredor del viento de la Ruta 39 y otros mas ubicados principalmente en la zona norte del país complementan la generación hidroeléctrica y con el respaldo de las centrales de biomasa y el complemento solar garantizan la total independencia del sistema eléctrico que igualmente esta interconectado e integrado con los demás de la región central del MERCOSUR.
Uruguay ya cuenta con algo mas de cinco millones de habitantes, mucho mas de lo esperado allá por el 2010, y ello se debe principalmente al regreso de emigrantes y principalmente de sus hijos, que ahora vuelven para criar sus familias lejos de las grandes urbes, atraídos además por los programas de radicación de industrias y desarrollo rural sostenible, que han avanzado mucho desde que se hizo evidente que, por ejemplo, vivir entre Young y Paysandú implica no mas de 30Km hacia alguno de esos centros o sea menos que la distancia desde Rincón de la Bolsa o el Pinar hacia el centro de Montevideo.
Así, a diferencia de la inmigración a comienzos del siglo XX, la nueva población se ha asentado principalmente fuera del área metropolitana de Montevideo que apenas llega a los dos millones de habitantes.
Igualmente una parte importante del crecimiento poblacional se centra en las zonas costeras, donde ha sido difícil preservar áreas como los humedales del Santa Lucia o de las lagunas costeras de Maldonado y Rocha de la presión inmobiliaria. Haberlo logrado ha sido el fruto de una verdadera política de estado, que como en el caso del abastecimiento energético, y en especial la generación de electricidad ha privilegiado la sostenibilidad y el uso adecuado de recursos sobre intereses económicos o tecnocráticos puntuales.
A la tarde llueve y vuelvo a casa en un taxi. Anticipándome a mis vacaciones en carnaval, comienzo a seguir en la pantalla las imágenes de los reportes periodísticos de verano, con su infaltable galería de personajes famosos, y sus chismes, que invariablemente nos muestran como en casi todas las casas y establecimientos costeros hay aerogeneradores y paneles solares tanto térmicos como fotovoltáicos. Yo trabajo para una empresa que se encarga de la instalación y mantenimiento de aerogeneradores y por ello los noto mas que otros, ya que además trato de distinguir los diferentes modelos. Se habla en estos días de una ampliación de la capacidad de la fábrica de aspas de Juan Lacace desde donde salen en chatas fluviales, para toda el área central del MERCOSUR, las gigantescas palas de 65 metros, además de otras de menor tamaño, y en la que ya trabajan mas de 1000 operarios.
Con mi experiencia podría trabajar allí, pero mas posiblemente, si cambio de trabajo, lo haga hacia alguna fábrica de componentes o incluso de paneles solares como las instaladas en Santiago Vazquez, mas cercanas, las que al ejemplo del viejo P.T.I. del Cerro ahora ocupan el predio que ocupó el COMPEN, hoy reducido a solo dos edificios en los que se alojan los procesados temporariamente, antes de ser llevados a los penales rurales de Flores, Paysandú y Tacuarembó, a los industriales de Florida y Santa Clara, o en caso de ser reincidentes al de máxima seguridad de Durazno, todos ocupando ex predios militares. Preocupa pensar que el sistema carcelario debe mantener casi 6000 personas que por diferentes razones han sido privadas temporariamente de su libertad.
La noche esta clara y abajo comienzan a encenderse los leds direccionales de la calle, mientras cambia el ritmo de las luces de tráfico para agilitar el tránsito nocturno de un viernes de verano. Veo justo cuando el vehículo recolector de residuos biológicos hace su diaria pasada. Para dormir mas cómodo enciendo el acondicionador de aire que hace uso del agua del tanque solar como intercambiador y lo programo para 25º.
Mañana tomaré el tren para Mercedes para visitar a mi familia. Son casi tres horas con parada en San José y Cardona. Después de Mercedes el tren sigue para Fray Bentos y enlaza con los que siguen hacia Rosario y Buenos Aires.
Mañana será otro día.